¿Los videojuegos incitan a la violencia?

Espadas, golpes y disparos con armas de fuego son parte de muchos de los videojuegos más populares. Niños, adolescentes y muchos adultos, pasan varias horas del día sumergidos en un mundo donde la violencia es una parte importante de la diversión. ¿Hace esto que las personas sean más propensas a una conducta violenta? La pregunta ha sido objeto de mucho debate, pero hasta ahora no hay evidencias que avalen ese mito.

Una investigación reciente del Oxford Internet Institute, señala que no existe una relación entre los videojuegos y la conducta violenta de los adolescentes. “Nuestros hallazgos sugieren que los prejuicios de los investigadores podrían haber influido en estudios previos sobre este tema y han distorsionado nuestra comprensión de los efectos de los videojuegos”, dice Netta Weinstein, una de las autoras.

Esta forma de entretenimiento que saltó de las consolas a los dispositivos móviles, se hace cada vez más popular y aunque parte de muchos juegos es la violencia, también promueven el aprendizaje (aquellos con tramas históricas o por su versión en otro idioma), ayudan en la solución de problemas (estrategias) y en el desarrollo de las destrezas motoras y la coordinación (principalmente aquellos que son en primera persona).

Los padres o familiares preocupados por la conducta de niños y adolescentes deben prestar más atención a otros factores como el tiempo que estos pasan jugando o si es su única actividad de entretenimiento. Varios estudios muestran que más que matar zombis u otros enemigos de fantasía, el entorno en el que se desarrollan los jóvenes es determinante en la aparición de comportamientos violentos.

No existe un consenso entre los psicólogos y otros expertos acerca de la relación videojuegos-violencia. Cada vez que ocurre una masacre como las que lastimosamente son frecuentes en Estados Unidos, el tema salta al debate y se presentan argumentos a favor y en contra. Sin embargo, profesionales como Christopher Ferguson, copresidente del Departamento de Psicología de la Universidad de Stetson, aseguró en una entrevista con CNN que los videojuegos violentos pueden servir para reducir la violencia social, no para incrementarla, ya que mantiene a los jóvenes alejados de entornos que sí podrían ponerlos en peligro.

Por otro lado, muchos jóvenes se ven cada vez más inclinados a diseñar sus propios videojuegos, en un entorno donde plataformas como ZoeGeop, ofrecen un espacio colaborativo para apoyar el desarrollo y exhibición de sus creaciones. Las herramientas de programación muy difundidas en la actualidad, ayudan a dar cuerpo a piezas de entretenimiento donde la búsqueda de tramas y personajes complejos, hacen de la violencia un elemento y no el centro de la acción del videojuego.

¿Cómo calificas este artículo?
5/5
¿Quieres publicar tus propios proyectos?. ¡Pues que esperas!

Suscríbete

Foto de perfil de Facebook

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *